Se le llama “autos chocolate” a todos los vehículos que entran desde Estados Unidos y son “autos viejos” pues comenzaron a venderse en la década de los años 90.

Aunque el término “autos chocolate” se originó para los autos que venían de la Unión Americana hacia México, en los últimos años también existe un gran número que unidades que proviene de centro y Sudamérica. Hay quienes ven a estos a estos autos como un problema y otros como una ventaja.

Existen dos versiones sobre el origen del término. La primera dice que comenzaron a llamarse “autos chuecos” porque entraban ilegalmente al país. Debido al spanglish de la región, se distorsionó a “autos choco” y más tarde como “autos chocolate”.

Otra versión dice que, al no ser “reales” se les comparó con las monedas de chocolate muy famosas por esos años. Sin importar cuál sea el origen, lo cierto es la cantidad de autos que existen en el país y muchas personas buscan legalizarlos para circular de manera correcta en su estado.

En 2005 el ex presidente Vicente Fox emitió un decreto para permitir la importación de autos usados desde Estados Unidos, pero fue hasta 2015, con Enrique Peña Nieto, que inició la regularización de vehículos extranjeros que ya circulaban en el país.

Fuente: doctorauto.com.mx